Cochabamba Opina: Cochabambinos rechazan la intolerancia contra oposición

Ramiro Moncada – Los Tiempos

La mayoría de los cochabambinos rechaza la idea de que, para el progreso del país, es necesario que los presidentes limiten la voz y el voto de los partidos de la oposición, según los datos de la segunda encuesta metropolitana del Foro Regional, formado por Ceres, Ciudadanía y Los Tiempos.

En una escala de 1 (muy en desacuerdo) al 7 (muy de acuerdo), los cochabambinos respondieron en promedio 3.2 a la consulta sobre la afirmación indicada. Un 19 por ciento de los consultados dijo estar muy en desacuerdo con que los Gobiernos confinen a los opositores, mientras que un 4 por ciento, muy de acuerdo.

En un nivel similar, los consultados dieron un promedio de respuesta de 3.4 en la escala a la pregunta de hasta qué punto aprobaban o no la idea de que aquellos que no están de acuerdo con la mayoría representan una amenaza para el país. El 17 por ciento señaló estar muy en desacuerdo con la afirmación y 3,5 por ciento, muy de acuerdo.

En ambos casos, aquellas personas que completaron o realizaron a medias los estudios universitarios son quienes más desaprueban la intolerancia frente a los opositores o la minoría.

Los cochabambinos tienen una similar posición respecto a la importancia de la representatividad política. En la escala de 1 al 7, el promedio de respuestas fue de 3.4 para la afirmación de si están de acuerdo o en desacuerdo con la afirmación que el pueblo debe gobernar directamente y no a través de los representantes electos.

NI IZQUIERDA NI DERECHA

¿Y los cochabambinos son más de izquierda o de derecha en cuanto a su punto de vista político? Ninguno, la mayoría se considera de centro, de acuerdo con los resultados de la investigación.

En una escala de 1 (izquierda) al 10 (derecha), el 26 por ciento de los consultados se situó en el punto 5, el 4,4 por ciento en el 1 y el 3 por ciento en el 10.

Hay una tendencia importante entre la gente a percibirse de izquierda. El 40 por ciento de los consultados indicó ser de esa línea en un escala del 1 al 4. En cambio, un 23,5 por ciento se situó en la escala del 6 al 10.

En cuanto a nivel educativo, aquellas personas que completaron o no la universidad se definen de centro con un promedio de respuestas entre 5.1 y 5.3 en la escala. Mientras que las personas que llegaron hasta los niveles de primaria, secundaria incompleta y bachiller se inclinan ligeramente a la izquierda con promedios de respuesta de 4.1 a 4.6.

En cuanto a la ocupación, empleados y profesionales independientes fijan su tendencia política en el centro con 5.2 en la escala, mientras que un poco más a la izquierda (por debajo de 5) están los estudiantes, amas de casa, cuentapropistas, obreros, personas en trabajo familiar no remunerado, personas que buscan trabajo y aquellas que no trabajan ni están buscando trabajo.

EXPRESIDENTES

La encuesta también preguntó a los cochabambinos a qué exmandatario del país considera el mejor por su gestión. Ningún personaje tiene gran apoyo.

Un 33 por ciento de los cochabambinos cree que ninguno de los expresidentes de Bolivia es recordado como el mejor por sus acciones de Gobierno.

Víctor Paz Estenssoro es el exmandatario más apreciado. Un 17 por ciento de los consultados indicó que es el mejor, seguido por Carlos Mesa con 10,6 por ciento, Hugo Banzer con 6,6 por ciento, Tuto Quiroga con igual porcentaje, Jaime Paz Zamora con 5 por ciento, Gonzalo Sánchez de Lozada con 4,4 por ciento y Hernán Siles Suazo con 2 por ciento. Un 7,8 por ciento indicó a “otro” como el mejor expresidente.

Las personas de 56 años o más son quienes valoran en mayor medida a Paz Estenssoro; casi un 31 por ciento de los consultados de esa edad consideró que el líder del MNR fue el mejor.

El apoyo a Carlos Mesa se reparte en todos los rangos de edades, excepto en el de 46 a 55 años. Banzer, en cambio, tiene más adeptos en ese rango.

FICHA TÉCNICA DE LA ENCUESTA METROPOLITANA

La segunda encuesta metropolitana del Foro Regional, de 593 casos, fue levantada por Ciudadanía en hogares entre el 29 de noviembre y el 12 de diciembre 2013 empleando un cuestionario sobre temas variados.

La encuesta fue realizada empleando el sistema Adgys de levantamiento y gestión de datos de encuesta en plataforma Android.

Se empleó una muestra probabilística y multietápica representativa de la zona metropolitana de Cochabamba que comprende siete municipios (Cercado, Sacaba, Quillacollo, Colcapirhua, Tiquipaya, Vinto y Sipe Sipe) y una población total de poco mas de un millón de habitantes.

La muestra está definida sobre tres estratos: Cochabamba Antigua, que  reúne a los distritos municipales de Cercado; Cochabamba Nueva, conformada por los distritos que crecieron más durante los últimos 30 años (al norte y al sur de la ciudad); y los municipios de la conurbación que no son Cercado.

La muestra tiene un margen de error del +- 4 por ciento con un nivel de confianza del 95 por ciento. Esto quiere decir que si se levantaran 100 muestras similares en esta población en al menos 95 de ellas los promedios de las variables no se desviarán mas de 4 puntos porcentuales de los promedios obtenidos en esta muestra.

Ciudadanía, Comunidad de Estudios Sociales y Acción Pública, el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres) y Los Tiempos conformaron el Foro Regional para analizar las problemáticas locales.

En esta publicación de los resultados de la segunda encuesta metropolitana, se desarrollan temas de percepción política y sobre el Estado.

ANÁLISIS

Los cochabambinos y la tolerancia

ROBERTO LASERNA

INVESTIGADOR DEL CERES

En la encuesta del Foro Regional se destinaron dos preguntas para captar de manera específica el grado de tolerancia política de los cochabambinos, pidiendo a los encuestados establecer, en un rango de 1 a 7, el grado en que estarían de acuerdo en limitar a la oposición o tratar como amenaza a quienes discrepan de la mayoría. Los resultados muestran que los cochabambinos son en general políticamente tolerantes, pues en ambas preguntas el promedio se inclina al desacuerdo con prácticas represivas, calificando la posibilidad de limitar a la oposición con 3.3 y de tratar como amenaza a las minorías con 3.45.

La idea de limitar a la oposición logra mayor rechazo entre las mujeres (3.26)  y entre quienes dan prioridad a la libertad (3.11), y no parece estar relacionado con el grado de interés que tiene la gente en la política. A su vez, la idea de que quienes discrepan con que la mayoría pueden ser una amenaza al sistema tiene mayor rechazo entre los varones (3.25), los liberales (3.25) y los que tienen más interés por la actividad política (3.02).

Estos datos son interesantes y alentadores porque exploran valores fundamentales para la democracia. Sin embargo, no podemos ignorar que en otros aspectos la misma encuesta ha detectado fuertes inclinaciones represivas en los cochabambinos, como es el caso del narcotráfico, la violación o el aborto, en los que se observan claras tendencias a respaldar el uso de instrumentos punitivos.

Pensamos que estos contrastes son muy significativos, pues sugieren que los cochabambinos pueden tener valores generales relativamente amplios, pero que a la hora de tomar posiciones concretas lo hacen según el carácter específico de los temas y problemas que se les presentan. Esto explicaría que se encuentren cambios importantes en las respuestas según cómo se plantean las preguntas, y también que no se encuentre correlación directa entre una pregunta ideológica o filosófica general con otras que aluden a situaciones y prácticas concretas.

De aquí podría deducirse que los comportamientos de los cochabambinos no están determinados por adscripciones ideológicas o, si se quiere, que éstas no son muy fuertes, y que las posiciones que asumen tienen más bien un carácter relativamente práctico y por tanto pueden cambiar incluso con cierta rapidez según cómo se perciban las situaciones o las opciones.

Lea el artículo original aquí 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.