La gente quiere presencia femenina en las fórmulas presidenciales: Cochabamba Opina

Ramiro Moncada – Los Tiempos

Con el propósito de conocer cuáles son los elementos de juicio que más valora la ciudadanía a la hora de elegir a sus candidatos favoritos cuando llega la hora de depositar su voto en un acto electoral, se hizo a las personas encuestadas una serie de preguntas. La posición ideológica de los candidatos, su historia política (en qué partidos militó, qué cargos tuvo), su educación y áreas de experticia, sus preocupaciones y propuestas de políticas públicas y su vida privada y el género al que pertenecen fueron algunos de los criterios de valoración propuestos.

Entre todos ellos, el género de quienes se postulen a la Presidencia y a la Vicepresidencia fue motivo de especial interés. En total, sólo 29,01 por ciento de las personas considera que ese dato no es importante, mientras que algo más del 70 por ciento restante se identificó claramente con alguna de las tres posibilidades propuestas: ambos candidatos varones, una fórmula mixta o una integrada por dos mujeres.

De las tres posibilidades, un binomio mixto compuesto por un hombre y una mujer, (o a la inversa), como fórmula electoral para las próximas elecciones, se destacó por ser la posibilidad vista con más simpatía por la población cochabambina. En efecto, en todos los segmentos poblacionales, independientemente de su edad o género, sin ninguna excepción, es notable el porcentaje mayoritario de quienes quisieran que el próximo gobierno de Bolivia esté integrado por una mujer en el rol de presidenta o vicepresidenta de la República.

Como promedio global, el porcentaje de quienes así piensan llega al (49,58 por ciento). Sólo un 13,49 de las personas encuestadas cree que sería mejor una fórmula más tradicional, integrada por dos varones, mientras que a un 6,58 del total de personas encuestadas le gustaría que sean dos mujeres las que tengan en sus manos la conducción de nuestro país durante la próxima gestión gubernamental.

Tal corriente de opinión se mantiene en líneas generales sin grandes variaciones independientemente del género y edad de las personas encuestadas, aunque si se ve con detalle se pueden hallar algunas tendencias significativas. Se puede constatar, por ejemplo, que la posibilidad de una fórmula mixta es especialmente bien valorada por las mujeres (55,18 por ciento), mientras que sólo 45,10 por ciento de los hombres comparte esa opinión. Es en cambio entre los varones entre quienes predomina la opinión de que el género de las personas no es importante a la hora de elegir gobernantes. Así piensa 31,82 por ciento de los hombres, frente a 27,09 de las mujeres que tienen esa opinión.

Tanto entre hombres y mujeres, en cambio, es relativamente baja la cantidad de quienes verían con simpatía una fórmula integrada sólo por dos varones o dos mujeres.

Visto el tema desde el punto de vista de la edad, sobresale el dato según el que son las personas mayores de 56 años, hombres y mujeres, quienes ven con menos simpatía la posibilidad de una fórmula mixta. Sólo a 41,25 por ciento de este grupo etario le gustaría esa posibilidad. En el otro extremo, es entre los más jóvenes (18 a 25 y 36 a 45), que tendría más simpatizantes una fórmula mixta.

OTROS FACTORES

Entre los otros factores que la gente encuestada considera que deben tomarse en cuenta a la hora de elegir, “sus preocupaciones y propuestas de políticas públicas” fue considerado como “muy importante” por el mayor número de personas (66,27 por ciento) y “algo importante” por 23,61 por ciento. Mientras tanto, en el otro extremo, sólo llegó a 10,29 la cantidad de quienes creen que la vida privada de quienes se postulen a la Presidencia o Vicepresidencia merece ser tomada en cuenta al elegir.

Entre uno y otro extremo, los demás criterios de valoración fueron los siguientes:

 – “La educación y áreas de experiencia” de los postulantes es “muy importante” para 49,07 por ciento de la gente, y “algo importante” para 37,27 por ciento.

– “Su posición ideológica es “muy importante” para 48,40 por ciento y “algo importante” para 36,93 por ciento.

– “Su historia política”, por su parte, es “muy importante” para 38,62 por ciento y “algo importante” para 41,32 por ciento.

ESCEPTICISMO

El poco interés por la actividad política es un dato que sobresale y es compartido por todos los estratos en los que fue dividida la población encuestada. En efecto, cuando a la gente se le preguntó “¿Qué tanto interés tiene usted en la política: mucho, algo, poco o nada?”,  45,87 por ciento afirmó que “poco” y 26,48  por ciento “nada”.  Sólo un 7,25 por ciento afirmó que la política le interesa “mucho”.

Vista la actitud de las personas desde el punto de vista de género, en todas las edades el interés mostrado por las mujeres es menor que el de los varones.  El desinterés por la política está también relacionado con la edad, pues cuanto mayor es una persona, menos interesada se muestra.

Entre quienes se declaran “muy” o “algo” interesados, se destaca el segmento integrado por personas con formación universitaria, aunque en una proporción poco relevante.

POCA GENTE SE PONE UNA CAMISETA PARTIDARIA

En este momento, ¿simpatiza con algún partido político? fue la pregunta que se hizo a las personas encuestadas con el propósito de conocer la solidez de los vínculos de la población con alguno de los partidos políticos que actualmente conforman el escenario electoral.

A tal pregunta, un 81,11 por ciento respondió negativamente, siendo ligeramente mayor el porcentaje de mujeres (82,89) que se declaró sin afinidad política frente a un 79,79 por ciento de los varones.

Desde el punto de vista de la edad, entre quienes niegan tener alguna afinidad partidaria sobresale el grupo de los más jóvenes, quienes están comprendidos entre los 18 y 25 años ( 86,45 por ciento). 

Tras quienes niegan tener alguna afinidad partidaria se destaca a gran distancia por sobre los demás el grupo de quienes se identifican con el Movimiento al Socialismo, con un 11,64 por ciento de las adhesiones. Unidad Nacional de Samuel Doria Medina figura en el segundo lugar (1,69 por ciento), muy poco más que quienes se identifican con el Movimiento Sin Miedo de Juan del Granado (1,18). Con el Movimiento Nacionalista Revolucionario se identificó un 0,67 por ciento de los encuestados, mientras que la agrupación de Rubén Costas fue señalada como objeto de su adhesión por un 0,17 por ciento de las personas.

Desde el punto de vista de género, resulta sobresaliente la proporción de población masculina que apoya al partido de Evo Morales (71,93 por ciento). Todo lo contrario ocurre con Samuel Doria Medina, cuya fortaleza está entre las mujeres.

¿Lealtad o apertura en el apoyo electoral?

GRACE IVANA DEHEZA

LA AUTORA ES POLITÓLOGA, RESIDE EN ESTADOS UNIDOS.

La encuesta metropolitana de Cochabamba que comprende siete municipios realizada bajo los auspicios del Foro Regional incluyó la pregunta ¿si esta semana fueran las próximas elecciones presidenciales qué haría usted?

Las opciones dadas a esta pregunta fueron (1) no votaría, (2) votaría por el candidato o partido del actual Presidente, (3) votaría por algún candidato o partido diferente del actual Gobierno, (4) iría votar pero dejaría la boleta en blanco o la anularía, y (5) no sabe o no desea responder; permite analizar desde varios ángulos la opinión de los y las cochabambinos/as. La intención de esta pregunta al parecer fue medir la transferibilidad del voto de Morales y de los azules a un potencial candidato, en otras palabras medir la lealtad de los electores hacia el Presidente y su partido. Pero la respuesta dos no es una situación hipotética real puesto que ya se sabe que el candidato del actual Gobierno es el Presidente y es poco probable que cambie dicha situación. Para medir la transferibilidad de los votos en vez de preguntar por las próximas elecciones presidenciales, si se  hubiera preguntado por las elecciones generales, así hubiera sido posible medir la transferibilidad y lealtad de los electores hacia el Presidente y el MAS; y quizá medir el apoyo hacia los diputados uninominales del MAS.

No obstante y a pesar de esta observación de método, es interesante observar que esta pregunta no ha generado un alto porcentaje de rechazo o de no votaría (abstención), mostrando más bien que la elección presidencial despierta la atención de los entrevistados, la gran mayoría o el 85,3 por ciento iría a votar, lo que significa un alto nivel de participación electoral. Por el contrario, el 4,5 por ciento renunciaría a ejercer su voto y el 10,1 por ciento de los entrevistados aún no sabe qué haría o no quisieron responder a la pregunta.

De la encuesta se observa que  Evo Morales y el MAS lograrían transferir un 26,1 por ciento a un potencial candidato respaldado por ellos.

Puede leerse que este porcentaje es el voto leal o fiel al Presidente Morales y a los azules. Pero debe leerse con cautela ya que no implica que sólo tres de cada diez votarían por Evo Morales en las próximas elecciones.  Sobresale que el 41,3 por ciento de los entrevistados votarían por un candidato o partido diferente del actual Gobierno. Al no haber un candidato identificado el resultado sólo es un indicador de la apertura de los electores a considerar a otro candidato y nada más que eso.

Lea el artículo original aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.