Nota de Prensa 01/2013 – Bajo la conflictividad 2012

A lo largo del 2012 se registraron 745 nuevos eventos conflictivos en la prensa nacional. Esto representa una disminución significativa con respecto al año 2011, que había superado todos los records desde 1970. Sin embargo, es un nivel considerablemente elevado porque sigue empujando para arriba el promedio correspondiente a toda la gestión del Presidente Evo Morales. Utilizando como indicador de conflictividad la cantidad de eventos por mes, en los siete años que abarcan las dos gestiones continuas de Morales el promedio alcanza a 55.2 eventos conflictivos por mes. Este promedio supera a los alcanzados durante las gestiones de Hernán Siles Zuazo y de Carlos D. Mesa, y se coloca en el extremo opuesto al primer gobierno de Sánchez de Lozada, que sigue siendo el de menor conflictividad de todos los gobiernos democráticos desde 1970.
conflictosnota012013Por supuesto, la comparación no puede ir más lejos, porque la naturaleza de los conflictos, sus alcances, protagonistas y orientaciones fueron muy diferentes, así como también lo fueron sus consecuencias.
En el periodo reciente la acción conflictiva tiende a ser más dispersa y fragmentada, concentrándose en la búsqueda de objetivos corporativistas, muy relacionados con la asignación de recursos fiscales. Prácticamente no hay actores sociales capaces de agregar demandas, o de integrarlas en proyectos políticos de largo aliento.
Sin embargo, no puede menospreciarse el impacto que tiene esta dinámica conflictiva sobre la gobernabilidad. Aunque la mayor parte de estas movilizaciones, bloqueos, marchas y huelgas no ponen en cuestión la permanencia del gobierno o la estabilidad de la democracia como tal, tienen un significativo impacto en la gestión administrativa, ya que absorben la atención de las autoridades, desvían recursos, impiden su asignación de acuerdo a los planes y proyectos o simplemente obstruyen decisiones.
Adicionalmente, es también significativo el impacto que tiene la conflictividad sobre el crecimiento de la economía. De acuerdo a estudios realizados a partir de esta base de datos, en las últimas décadas la conflictividad ha representado un costo incluso mayor al de la mediterraneidad en términos de reducción de la tasa de crecimiento del PIB. Y esto es así porque aumentan los costos de transacción y transporte, reducen la productividad laboral y desalientan nuevas inversiones.
La información proviene del Observatorio de Conflictos de CERES, que cuenta con el apoyo de la Cooperación Suiza COSUDE y del centro Ciudadanía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.