Temor a la delincuencia obliga a la gente a cambiar sus hábitos.

SITUACIÓN| En el trópico de Cochabamba, se encuentra el menor porcentaje de ciudadanos que dicen haber sido víctimas de violencia en el último año. En la zona metropolitana, 32 por ciento afirmó que sufrió un acto delincuencial

delincuencia_foro_20132José Antonio Lara Navarro – Los Tiempos

La inseguridad obliga a los cochabambinos a cambiar de hábitos. La encuesta “Los cochabambinos y la región: desarrollo, economía y sociedad en el departamento de Cochabamba”, efectuada por Ciudadanía en acuerdo con el Ceres y Los Tiempos, revela que por temor de ser víctima de la delincuencia, los ciudadanos optan también por la organización vecinal.

Además, la mayoría considera que crear más empleos, aprobar leyes más duras, mejorar la Policía, hacer rondas vecinales y crear programas de prevención son las mejores opciones para hacer frente al mal.
De acuerdo con los datos del estudio, un 40 por ciento de los consultados dijo que limitó los lugares donde habitualmente va de compras por el miedo a la delincuencia.
Es en la zona metropolitana de Cochabamba (áreas urbanas de Cercado, Quillacollo, Colcapirhua, Sipe Sipe, Vinto, Tiquipaya y Sacaba), donde la mayoría de la gente, un 64 por ciento, se impuso esa limitación, y el menor porcentaje en el trópico, 20 por ciento.
Un elevado porcentaje de los encuestados, 42 por ciento, dijo también que por temor dejó de salir o hacer actividades en la noche. En el caso de las mujeres el porcentaje es más elevado, un 47 por ciento cambió sus hábitos de actividades en la noche, y un 37 por ciento de los hombres.
Aunque son pocas las personas que se vieron obligadas a cambiar de barrio por la delincuencia, 153 de los 1.052 encuestados que respondieron la pregunta (casi un 15 por ciento) sí lo hicieron en los últimos 12 meses. En el valle alto, el 24 por ciento optó por esa decisión radical, el porcentaje más alto.
ORGANIZACIÓN VECINAL
Los cochabambinos, ante la delincuencia, se organizan en sus barrios. El 55 por ciento de los ciudadanos afirmó que se coordina con sus vecinos frente a la inseguridad.
En este caso, es en el trópico de Cochabamba donde más personas dijeron que en sus zonas optan por la organización vecinal, un 61 por ciento de los encuestados, a los que sigue la gente del cono sur (59 por ciento), del valle alto (58 por ciento), la zona andina (50 por ciento) y la zona metropolitana (48 por ciento).
Otra alternativa contra la delincuencia es el gasto de dinero en acciones preventivas. Pocos lo hacen. Según la investigación, sólo un 16 por ciento de los consultados en el departamento dijo que gastó dinero para protegerse de la delincuencia, por ejemplo poniendo medidas de seguridad en su casa.
¿QUÉ MEDIDAS TOMAR?
La mayoría de los consultados, casi un 61 por ciento, estuvo muy acuerdo en que aprobar leyes más duras es la mejor medida para enfrentar la delincuencia. Esta preferencia es mayor en el cono sur cochabambino, seguido por el trópico, la zona metropolitana, el valle alto y la zona andina.
En un mismo nivel está la acción preventiva de crear empleos y mejorar los ingresos. Un 60 por ciento de los encuestados dijo que está muy de acuerdo con esta opción. Un 87 por ciento de los ciudadanos del cono sur dijo que crear puestos de trabajo es la forma de luchar contra la delincuencia.
Mejorar la Policía es también una de las medidas destacadas para luchar contra la delincuencia. El 54 por ciento de los encuestados dijo estar muy de acuerdo con esta opción.
En la zona metropolitana, el valle alto y el cono sur, más del 60 por ciento dijo que renovar la fuerza policial es la mejor forma de frenar a los delincuentes. En el trópico y la zona andina, entre un 43 y 45 por ciento estuvo muy de acuerdo.
Crear programas de prevención y la organización vecinal están entre las opciones de la gente contra la inseguridad. Un 52 por ciento estuvo muy de acuerdo en que para hacer frente a los delincuentes lo mejor es hacer rondas ciudadanas y alertar a los vecinos, mientras que un 44 por ciento resaltó la importancia de la prevención.
La alianza comunal contra la delincuencia tiene un mayor apoyo, en orden descendente, en el trópico, el cono sur, la zona metropolitana y la zona andina del departamento.
La opción de contratar seguridad privada es la menos preferida por los encuestados. Sólo el 23 por ciento dijo está muy de acuerdo con esta manera de combatir la inseguridad.
El 70 por ciento no denuncia
La encuesta revela que los ciudadanos no denuncian los actos de delincuencia que han sufrido. El 70 por ciento de los consultados que dijo haber sido víctimas de crimen en el último año, no denunció el hecho.
Los que más denuncian se encuentran en el trópico de Cochabamba; un 43 por ciento indicó que sí informó a alguna entidad. En cambio, es en la zona metropolitana donde hay rechazo a denunciar, un 24 por ciento dijo que no lo hizo.
Las personas de 55 años o más que sufrieron actos de delincuencia son las que más denuncian, seguidas por las del rango entre 46 a 55 años y de 36 a 45. Sólo el 18 por ciento de jóvenes entre 19 y 25 años dijo que denunció.
La principal causa por la que los ciudadanos que sufrieron delincuencia prefirieron no denunciar es que consideran que hacerlo no sirve de nada, según indicó el 47 por ciento que no lo hizo. El 20 por ciento señaló no denunció porque no tenía pruebas, el 16 por ciento porque el hecho no fue grave, el 10 por ciento porque no sabía dónde denunciar y el 6 por ciento porque lo consideró peligroso y por miedo.
Del total de consultados que fue víctima de delincuencia, el 38 por ciento señaló que el hecho ocurrió en otro municipio; el 24 por ciento, en su hogar; el 20 por ciento, en su barrio o comunidad; el 16 por ciento en su municipio; y el 2 por ciento, en otro país. El 38 por ciento de las personas del eje metropolitano que sufrió delincuencia dijo que el hecho ocurrió en su barrio.
MÁS CASOS EN EL EJE, MENOS EN EL TRÓPICO
¿Hay menos delincuencia en el trópico y más en la zona metropolitana? La mayor cantidad de víctimas de delincuencia en los últimos 12 meses, de acuerdo con los resultados de la encuesta, está en el eje metropolitano del departamento, y la menos en el trópico cochabambino.
A nivel departamental, el 24 por ciento de los entrevistados dijo haber sido víctima de delincuencia en el último año, es decir, de un robo, hurto, agresión, fraude, chantaje, extorsión, amenazas o algún otro tipo de acto delincuencial. En la zona metropolitana, es decir, en áreas urbanas de Cercado, Quillacollo, Colcapirhua, Sipe Sipe, Vinto, Tiquipaya y Sacaba, un 33 por ciento dijo haber sido víctima de delincuencia en los últimos 12 meses; un 29 por ciento, del valle alto; un 23 por ciento de la zona andina; un 18 por ciento del cono sur; y un 17 por ciento del trópico.
En los rangos de edad de entre 19 y 25 años y 46 y 55 años se presentaron la mayor cantidad de víctimas de delincuencia, con porcentajes de 29 por ciento en el primer caso y 27 por ciento en el segundo.
De las personas que indicaron que fueron víctimas de delincuencia, el 49 por ciento dijo que sufrió robo sin arma, sin agresión o amenaza física. El 16 por ciento soportó robo sin arma con agresión o amenaza física y el 13 por ciento robo con arma. El 6 por ciento indicó que fue agredido físicamente sin robo; el 9 por ciento que sufrió el robo de su casa cuando no había nadie; el 6 por ciento que fue agredido físicamente sin robo; el 5 por ciento sufrió daño a la propiedad; el 2 por ciento, extorsión; y el 0,40 por ciento, violación.
Análisis
El impacto de la delincuencia
JOSÉ ANTONIO RIVERA S., ABOGADO
Una encuesta realizada por el Foro Regional, conjuntamente con Ciudadanía, Ceres y Los Tiempos, sobre el impacto de la delincuencia en la vida de las personas, ha arrojado una valiosa información que permite ubicar la problemática en su verdadera dimensión y, a partir de ello, tomar las medidas necesarias para enfrentar el fenómeno de la criminalidad.
Una primera información importante que arroja la encuesta, y que debe ser tomada en cuenta para la formulación de políticas criminológicas, es el territorio donde se presenta en mayor porcentaje la criminalidad.
Al respecto, según los datos de la encuesta, el mayor índice de criminalidad en los últimos 12 meses se presenta en el área metropolitana de Cochabamba, es decir, en la zona urbana central constituida por los municipios del Cercado, Quillacollo, Colcapirhua, Sipe Sipe, Vinto, Tiquipaya y Sacaba, a diferencia del resto de las zonas del departamento.
El dato expresado en la encuesta tiene su explicación a partir de un primer factor que es el incremento de la población en el área metropolitana, pues debido al proceso de migración interna esta área ha incrementado considerablemente su población, lo que a su vez ha generado el aumento de requerimientos en materia de alimentación, de acceso a los servicios públicos esenciales, de educación, salud, vivienda y fuentes laborales, entre otros; requerimientos que no son satisfechos oportunamente, por ausencia de políticas públicas.
Un segundo factor para el incremento de los índices de criminalidad en el área metropolitana es la ausencia de políticas públicas de prevención. Finalmente, un tercer factor es la ineficacia de las instituciones públicas encargadas de defensa social frente a la criminalidad.
Una segunda información valiosa que aporta la encuesta es el efecto que produce el incremento de los índices de criminalidad en la vida cotidiana de las personas.

Al respecto, la encuesta refleja que un primer efecto es la organización vecinal, pues por temor a ser víctimas de la delincuencia las personas están optando por organizarse vecinalmente para adoptar medidas de control y vigilancia. La organización vecinal es una forma interesante de reacción social ante la criminalidad; sería importante que esté acompañada por acciones estatales de apoyo, para que la organización vecinal encause su accionar hacia la prevención a partir de medidas específicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.