Seguridad a costa de los derechos individuales

03-cuerpo-c-2Por: Maria Julia Osorio

Los ciudadanos que viven en las regiones metropolitanas del eje central del país no son contundentes al momento de defender los derechos individuales.

Los datos de la encuesta metropolitana revelan que un 48 por ciento de la gente desaprueba que el Estado restrinja los derechos individuales de las personas  para preservar la seguridad ciudadana, mientras que un 23 por ciento es indiferente y un 29 por ciento aprueba esa idea.

Sin embargo, el rechazo crece cuando es la Policía la que a veces no debe respetar los derechos de las personas para proteger a la sociedad.

Según los resultados del estudio, el 60 por ciento desaprueba firmemente que los policías vulneren derechos. Un 17 por ciento es indiferente y el 23 por ciento aprueba las acciones de fuerza aunque vayan en contra de derechos ciudadanos.

 

Derechos y delincuencia

Así como no importan tanto los derechos individuales de las personas frente a las acciones contra la inseguridad, tampoco los de los delincuentes.

Los datos de la encuesta revelan que casi el 49 por ciento de la gente está de acuerdo con que los delincuentes no deberían tener los mismos derechos humanos que los demás ciudadanos. Un 20 por ciento es indiferente al tema y únicamente un 31,5 por ciento de los consultados afirmó que está en desacuerdo con que se vulneren los derechos de los transgresores.

Casi similar es el porcentaje de personas que considera que los derechos humanos de los reos valen menos porque cometieron un delito.

Cinco de cada 10 consultados dijo que está de acuerdo, con mayor o menor énfasis, con que los presos en las cárceles no deberían tener los mismos derechos que los ciudadanos que no han cometido ningún crimen; mientras que un 28,5 por ciento señaló que está en desacuerdo con esa idea y un 19 por ciento se mostró indiferente.

El hecho de que los ciudadanos no valoren con contundencia los derechos individuales de los otros cuando se trata de seguridad y delincuencia puede estar relacionado con que hay un importante porcentaje de personas que no desaprueban la justicia con mano propia.

Casi el 20 por ciento de los consultados indicó que aprueba que se haga justicia de esa manera, mientras que un 14 por ciento ve el asunto con indiferencia. Casi el 66 por ciento desaprueba castigar por su propia cuenta.

ANÁLISIS

VIVIAN SCHWARZ BLUM  – CIUDADANÍA

DDHH NO SON PROBLEMA

La encuesta levantada por Ciudadanía consultó también a la gente sobre cuál es el problema más grave que está enfrentando el país.

Sólo un 1,4 por ciento de los ciudadanos de las áreas metropolitanas señaló a las violaciones de derechos humanos como uno de los problemas de Bolivia.

Para la gente el mayor problema, según indicó el 26,5 por ciento de los encuestados, es la corrupción, seguida de la delincuencia, que señaló el 21,1 por ciento.

Con similar porcentaje, de un 6 por ciento en todos los casos, también son identificados como problemas graves: la falta de agua, la economía y la inseguridad ciudadana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.